17/05/2019

Optimizá tus procesos de ventas

Finnegans te brinda una solución tecnológica, flexible y segura con la que vas a lograr la digitalización de tareas que se realizan de forma manual y de las que no se tiene visibilidad del impacto.

¿Para qué usar el frente de ventas?

Mantener el programa de ventas ordenado resulta esencial para saber qué mercaderías se deben reservar, o entregar, cuánto, cuándo y qué se debe facturar. Pero el frente de ventas debe servir para mucho más que para facturar y hacer remitos.

Con Finnegans, los usuarios encontrarán una plataforma cómoda y ágil para gestionar el día a día, y la gerencia y los directivos usarán la misma herramienta con otros fines más estratégicos.

Desde esa mirada dual se puede manejar el sector comercial de una empresa con mayor fluidez y eficiencia. Y desde ya, que el objetivo principal de toda empresa, la rentabilidad, podrá ser monitoreada en tiempo real.

Si quisieras hacer un seguimiento de cada operación de venta, o analizar la información, podés usar los informes del frente de ventas. ¿Tenés mercadería por despachar? ¿Necesitás comparar la facturación de distintos períodos? No sólo podés acceder a esta información, sino que también podés ver cuál de tus vendedores tuvo mayor productividad en un determinado período de tiempo, cuál fue el producto que más vendiste o cuál es tu principal cliente.

Más info en: El rol del contador en la era digital

 La gestión de tus ventas, integrada

Además de poder analizar la información y llevar una gestión de ventas amena, todo proceso de ventas implantado con las herramientas de Finnegans se relaciona con los procesos de:

Gestión de inventarios, para la posterior realización de la valuación de la mercadería.

Liquidación de impuestos, IVA Ventas, retenciones de ganancias en particular, entre otros.

Contabilidad general con la generación automática de asientos.

Elegí el circuito más adecuado

El proceso de ventas de una empresa va a depender de su tamaño, de los productos que venda, de sus precios y del mercado al que pertenezca. Por eso brindamos la flexibilidad necesaria para adecuarlo a la necesidad de cada uno, y también a los cambios y crecimiento que una misma empresa pueda lograr.

Sólo con registrar la factura de venta y la cobranza vas a poder llevar una gestión de ventas. Podés vender un bien de cambio, un servicio o un bien de uso. Con estas dos transacciones vas a poder gestionar la cuenta corriente de tus clientes, saber cuánto te deben, qué te compraron y a qué precio, y cuándo ocurren los vencimientos financieros comprometidos.

Este circuito se puede complementar con otras operaciones para tener un marco más amplio de información.

Podés elegir cómo querés que comience el circuito de tu gestión de ventas. Si comenzás el circuito desde el pedido de venta, vas a poder chequear que la mercadería que entregaste sea la que te hayan pedido y comprobar que el importe de la factura sea acorde al precio que contrataron con vos inicialmente.

Si lo que necesitás es controlar que lo que facturaste sea lo que salió de tu depósito, podés comenzar el circuito desde el despacho.

Si tu circuito comienza con la factura, vas a poder generar la contabilidad e impactar la cuenta corriente pero no vas a poder ver las bajas que hubo en tu depósito.