Bombieri: de competidor a cliente, socio y proveedor

“Cuando probamos Finnegans y nos dimos cuenta del valor de la herramienta, nos planteamos ofrecerla también a nuestros clientes” – Mirco Bombieri

 

Recientemente distinguida con el Sadosky de Oro que otorga la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), Bombieri, compañía de innovación tecnológica con sede en Concepción del Uruguay (Entre Ríos), es una empresa hoy sumamente vinculada a Finnegans.

Fundada por Mirco Bombieri en 2009, en los últimos años la empresa —que en la actualidad emplea a unos 35 empleados y atiende clientes en Argentina, Uruguay, Chile y España— decidió comenzar a utilizar el software de gestión de Finnegans, reemplazando la herramienta desarrollada por ellos mismos previamente. “Una decisión difícil”, en palabras de Mirco Bombieri, pero que le brindó a la empresa la flexibilidad que necesitaban para pasar a su próxima fase de crecimiento. Por esos mismos días, el fundador de la empresa introdujo varios cambios y la compañía logró romper la inercia y comenzar un crecimiento que se sostiene —e incrementa— hasta hoy.

Pero la compañía no se detuvo en la utilización del software de Finnegans. Además, realizó sus propios desarrollos para la herramienta —como la integración con MercadoPago, entre otros— y decidió que, si la herramienta había sido buena para ellos, probablemente lo sería también para muchas otras compañías, con lo cual comenzó el camino para comercializar el producto. Así, en marzo de 2021 obtuvo su primera certificación como partner de Finnegans y se convirtió en cliente, aliado y proveedor.

 

También te puede interesar La importancia de contar con información en tiempo real

 

Los comienzos

 

Bombieri comenzó como un emprendimiento de software en Concepción del Uruguay, trabajando con clientes locales. “En un principio, desarrollamos software a medida para empresas de la zona, incluyendo sistemas de gestión. Alrededor de 2010, estábamos comercializando un sistema de facturación básico, pensado para pymes de 10 a 15 empleados”, cuenta Mirco Bombieri.

Aproximadamente por el año 2016, el emprendedor entró en contacto con el software de Finnegans. “Ya en ese momento me llamó la atención que era un sistema de calidad y full web, a diferencia de otras soluciones robustas instalables que quizá tenían algún complemento web. Eso le daba un potencial muy grande en términos de flexibilidad para trabajar, sin estar atado a un rack, a tener que mantener infraestructura propia”, recuerda.

Por ese entonces, la empresa comenzó a tener un crecimiento más sostenido y surgieron nuevas necesidades de gestión. Tenía una herramienta para hacer facturas electrónicas, pero carecía de información para tomar decisiones, con lo que debían recurrir a planillas y herramientas auxiliares. Supieron entonces que la herramienta les había quedado chica.

“Steve Jobs contó una vez que cuando hicieron una de las primeras mac, necesitaba tres meses para generar un reporte y ver cuánto costaba producirlas. Al pasar a una siguiente versión, hicieron una fábrica a medida que les permitió saber a cada momento cuánto costaba cada pieza”, evoca Mirco Bombieri.

“Decidimos entonces reemplazar la herramienta que nosotros mismos habíamos desarrollado y reemplazarla por el software de gestión de Finnegans. Transferimos la propiedad de ese producto a otro emprendedor local para que continúe atendiendo a esos clientes, y nos adentramos de lleno en Finnegans. A los pocos meses, nos incorporamos como partners, porque comprobamos que era un buen producto para ofrecer a un segmento de clientes que no estábamos atendiendo”.

 


Mirco Bombieri, Director General de Bombieri

 

Una de las primeras ventajas que Bombieri percibió fue la flexibilidad de un producto nativo web. “Yo estaba acostumbrado a moverme mucho y era un problema tener que ir a la oficina para ver un reporte. También el tema de los cubos en Finnegans, que permite ver fácilmente un flujo de fondos o una ejecución, saber cuánto gasté en los últimos meses, por ejemplo, eligiendo incluso cómo se ve. Esas cosas me solucionaron la vida. Comparado con otras herramientas, además, es más sencillo e intuitivo: realizar cada proyecto o tarea no conlleva más de tres pasos, mientras que otras soluciones requieren una gran cantidad de pantallas y pantallas de datos. Otros productos a veces piden incluso generar procesos que no son necesarios para el negocio. En el día a día, estas cosas ayudan mucho y ahorran mucho tiempo.”

 

También te puede interesar La nube como ventaja diferencial para administrar tu empresa

 

Punto de inflexión

 

En 2016, Bombieri experimentó un cambio significativo puertas adentro. “Fue un quiebre estratégico. Me di cuenta que venía trabajando de una determinada manera, ponía muchas energías, pero estaba de alguna manera estancado. Me llevó algunos meses de introspección, pero pude identificar algunas barreras en mi operatoria. Aposté por el capital humano, empecé a buscar gente que sea experta en lo que necesitábamos y con experiencia. Fue por ese momento también, 2018, que incorporamos Finnegans como herramienta de gestión, lo que nos ayudó a simplificar la administración y concentrarnos en la toma de decisiones. A partir de ese momento, se disparó el crecimiento de nuestra empresa” reflexiona Mirco Bombieri.

A partir de percibir el valor que tenía Finnegans como herramienta para la empresa, Bombieri se planteó incorporar la solución dentro de su oferta de soluciones, en calidad de partners. Finalmente, en marzo pasado, obtuvo la certificación oficial como partner de Finnegans.

“Nuestros planes con Finnegans son abocarnos a tres verticales que son los de mayor impacto en nuestra región: comercializadoras, servicios y producción, en una primera etapa, y posteriormente buscaremos abrir hacia afuera como lo hicimos con el desarrollo de software a medida, en mercados como España, Chile y México” adelanta Bombieri.

 

Entrada al mundo Finnegans

 

En 2018, Bombieri se adentró en el mundo Finnegans. La empresa comenzó a hacer algunos desarrollos satélites. Mirco Bombieri recuerda que hicieron “la integración con MercadoPago, para testearnos como proveedores y también para verificar la compatibilidad con Finnegans. Nos fue muy bien y se nos empezaron a abrir otras oportunidades al mismo tiempo. De ese modo nos fuimos metiendo en el mundo Finnegans y ahora ya existe una relación; estamos muy vinculados con el producto”.

Ahora, el objetivo de Bombieri es, en el corto plazo, sumar 1.500 horas de consultoría hasta el año próximo. A largo plazo, apunta a generar un equipo de consultores para atender el nicho de mercado que ven ideal para Finnegans.

“De acá a un año y medio, la comercialización de Finnegans debería representar un 10 por ciento de la facturación de nuestra empresa, y en el mediano plazo debería ser una unidad de negocios más dinámica. También buscamos proyectarnos al exterior. Hay una ventaja de Finnegans, que es que tecnológicamente está mucho más avanzado en comparación con la oferta en otros países de América Latina”, explica su fundador. Y agrega: “A cinco años, Finnegans debería representar —siendo un poco optimistas— entre un 35 y un 40 por ciento de la facturación de la empresa, incluyendo un par de mercados del exterior”.

 

También te puede interesar “Hay tanto trabajo como chicos haya dispuestos a trabajar en tecnología”