Antes de iniciar una campaña es necesario  analizar qué es lo que se viene por delante. Probablemente ya conozcas los requerimientos de labores e insumos para cada cultivo, así como también la disponibilidad de superficie según tu plan de rotación.

Entonces, ¿para qué necesitás un software de gestión? En principio, para conocer con la mayor precisión posible cuál es el margen bruto esperado de cada alternativa, el escenario de necesidades de insumo y labores, la proyección de ingresos y costos de modo que te ayude a decidir cuál es la mejor opción entre distintas alternativas con distintos medios de producción.

La digitalización del proceso de planificación agrícola te permite plantear tus modelos de producción y analizar los resultados económicos y los recursos necesarios para realizarlos.

De igual manera, conocer el comportamiento de cada modelo ante condiciones alternativas de producción te da la capacidad de reconfigurar escenarios posibles: ya sea porque cambian los precios de los granos o se modifica el rinde, se sensibilizan los precios de los insumos.

Pero antes de seguir explicando este proceso se hace necesario saber qué es la planificación agrícola. La planificación agrícola supone el asesoramiento en la implantación de cultivos. Incluye el análisis técnico y económico del mismo.

Partiendo de lo mencionado en el párrafo anterior se puede decir que a El servicio de planificación agrícola supone el asesoramiento en la implantación de cultivos. Incluye el análisis técnico y económico del mismo. a partir del análisis de distintos modelos de producción, podés saber rápidamente cómo quedarían los resultados de tu campo atendiendo a las necesidades de cuidado del suelo y simultáneamente evaluar las oportunidades de generación de ingresos.

Además, vas a poder analizar los desvíos entre lo planificado y lo producido a lo largo de toda la campaña con la herramienta de margen bruto comparativo.

Más info en: La importancia de la transformación cultural en las empresas

Decidí con información lo que vas a producir

Durante el proceso de planificación se decide qué cultivo se va a realizar en cada superficie y bajo qué esquema productivo. La decisión de qué cultivos se desarrollan en las campañas futuras depende de diversos factores: la superficie disponible según esquema de rotación, las necesidades de otras actividades (ganadería, industria, entre otros.), del margen bruto esperado y de los costos de producción implicados en cada proceso.

Una forma de optimizar la planificación es construir modelos productivos para cada cultivo, variedad o ambiente. En cada modelo vas a poder definir las fórmulas que después se usarán en una definición de planificación agrícola.

Los modelos te permiten analizar el resultado económico esperado de cada planteo técnico y su sensibilidad ante cambios en las principales variables productivas antes de considerar su aplicación a cada uno de los lotes.

Además te permiten optimizar la forma de registro, es decir, asignar cada modelo a los lotes de forma simple, posibilitando también la modificación ágil de cualquiera de sus variables.

Por eso la estrategia que propone Finnegans para la planificación agrícola es crear modelos, analizar su viabilidad económica y luego indicar cómo los vas a utilizar.